Lagrimas del pasado


El fantasma del buen aire
Aparco el coche en la sombra de un castaño, cojo el ordenador, camino hacia la entrada del gran palacete. Sentada placidamente estaba la recepcionista, característica que no tenía la inquieta gobernanta que me esperaba mano en llaves para asignarme mi número de habitación el  47. ¡Extraordinario! -pensé, - hace cuarenta y siete años  que dejé el internado. Subí las magnificas escaleras que me miraban descaradamente: como una amante mira a su conquista y con lentitud fijando cada paso me dirigí a mi habitación. Abrí la puerta con recelo y la oscuridad del recinto me atrajo hacia dentro, mis ojos escudriñaban luz para dejar mi ceguera. A tientas iba buscando un interruptor, noté un  fuerte viento que me refrescó la cara e  irisaron los bellos de mi cuerpo,  me desgarró el alma, y a la vez, me llenó de placer.
Escucho  pasos y veo venir una llamarada agarrada por manos que parecían el vivo reflejo del ardor que sentía. Tranquilizo mi corazón acelerado, parpadeo con vehemencia, me quedo esperando, tomo conciencia del acercamiento y comienzo a sentir por todo mi cuerpo caricias que me erotizan y mojada de  placer siento el deseo de penetrar en ese mundo infiel de la sensualidad. La llamarada inunda de luz la habitación, despierta mi conciencia, mi cuerpo, recordé mi adolescencia en el internado, y a ella, que me enseñó a sentir.
Marta López Flores

                                                                               

Comentarios

Entradas populares de este blog

DE GADIR AL SIN FIN DE POSIBILIDADES

¿COMPRENDERIA MI VIDA SIN COMPRENDER LA TUYA?

MAR DE PLATA