PERDIDOS


La proa de Roraima © foto Klaus Fengler

Barullo, barullo, cansancio...
Transformación

El hombre desaparece
en si mismo.

Desaparecen sentimientos
suplantados por lógica

Ya no ama,
solo se ama.

Barullo, barullo, cansancio...

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA SOLEDAD DE LA LIBERTAD

TENGO UNA CONVERSACIÓN