MI OTRO YO


Le pregunto a mis dobles que veo por la calle
como han vivido sus vidas.
Me levanto del sueño y siento que
nunca me había tropezado con ninguna
repetición mía. ¡Que pena!
Me hubiera gustado saber como les había ido.
Que idioma hablaban, porque a veces incluso hablando el mismo idioma no nos entendemos.
Otras o muchas, ni a nosotros mismos.
Les preguntaría si habían amado de verdad,
como el sol ama a la tierra nutriendola con sus rayos día a dia.
Pero eso del amor es muy complejo...
¡Se puede amar a tantas personas a la vez!
Les preguntaria que profesión habían elegido, si tenian hijos, nietos...
Y sobre todo si en su inventario está la alegría, el humor.
Y a las  mujeres una particular pregunta, si han pintado sus labios con carmín rojo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA SOLEDAD DE LA LIBERTAD

TENGO UNA CONVERSACIÓN