CUATRO PATAS Y UNA TUMBA

Fuí para ver la tumba de Zenobia y J.R.J.
No sentí nada.

Cuando perciví tu mirada felina,
nos hicimos complices,

y una vez más a la vida se le antojó,
un impulso desafiante.

Sigilosamente gata.



Comentarios

Entradas populares de este blog

DE GADIR AL SIN FIN DE POSIBILIDADES

¿COMPRENDERIA MI VIDA SIN COMPRENDER LA TUYA?

MAR DE PLATA