CUATRO PATAS Y UNA TUMBA

Fuí para ver la tumba de Zenobia y J.R.J.
No sentí nada.

Cuando perciví tu mirada felina,
nos hicimos complices,

y una vez más a la vida se le antojó,
un impulso desafiante.

Sigilosamente gata.



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA SOLEDAD DE LA LIBERTAD

TENGO UNA CONVERSACIÓN