ANCESTRALMENTE MIA




Tu pelo se desliza entre mis piernas
con roces que anidan deseos en mi útero,
dónde descansa tú flecha de plumas sagradas.
Comparto bucles y besos en tu boca de aguacate,
verde como tus ojos distraidos en tarde de calor ciego.

El Sur se mezcla con café y azúcar de caña.
Todo lleva tú memoria en juegos de mundo
y cuentos de mil y una leyenda habita tus poros.
La memoria se nubla por un instante
y miras fijamente mis ojos acuosos.

El espejo refleja años, pelo de canas, cuerpo de arrugas y corazón lozano.
India baila con abrazos étnicos
abrazos prohibido en el mapa del hombre pálido.




Comentarios

Entradas populares de este blog

DE GADIR AL SIN FIN DE POSIBILIDADES

¿COMPRENDERIA MI VIDA SIN COMPRENDER LA TUYA?

MAR DE PLATA