EN MANOS AJENAS




















Ponemos nuestra felicidad en manos del matrimonio
en manos ajenas de nuestra vida interior
en manos del destino
en manos de Dios.
¿Pero quién es Dios?¿es lo que la religión nos dice?
Seguirlo es mirar las enseñanzas de sus hijos
hacerlo nuestro padre es tener confianza en nosotras creadas para ser feliz.
Dios es infinito en la eternidad humana.
En la eternidad del amor que nos ayuda a comprender quien somos.
Y asi´aprendi a no dejar mi felicidad en manos ajenas a las mías. !Amándome!
Y crear un matrimonio interno entre mi alma, mi cuerpo, mi familia, mis ancestros...
Ahora busco en tus labios la complacencia del amor ajenos a los estereotipos del dictador.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DE GADIR AL SIN FIN DE POSIBILIDADES

¿COMPRENDERIA MI VIDA SIN COMPRENDER LA TUYA?

MAR DE PLATA